miércoles, 26 de enero de 2011

Capítulo 8

Observé que jugaba con la cremallera de su estuche. Yo sin motivo, me quedé mirándola un rato más. Sin darme cuenta, sonó el timbre que indicaba el fin de la clase. Recogí las cosas al mismo tiempo que ella. Cuando terminé, me dispuse a hablarla, pero fue más rápida. Se levantó velozmente y salió de clase. Me quedé atónito y triste, mirando a la puerta y agachando la cabeza.
Pegué un respingo cuando noté un fuerte golpe en mi hombro derecho.
-          ¡Eh, tío! Vamos fuera, que nos esperan los demás.
Asentí con la cabeza. Salí guiado por Cash y su mano derecha en mi hombro. Al traspasar la puerta, ya vi a Megan en el pasillo. Me miró en un momento y me sonrió feliz. Se acercó a mí dando saltos y me abrazó con sus manos en mi cuello. Después me besó suavemente. La agarré por la cintura y disfrute de aquella muestra de afecto, pero no estaba del todo concentrado. Mi mente pensaba en Danna; la Nothing. ¿Cómo puede una persona tener un aspecto tan siniestro y misterioso? Me llamaba la atención y quería conocerla más, saber lo que piensa.
-          ¿Estás bien, Ryan?- preguntó Megan preocupada, lo que hizo que saliera de mis ensoñaciones.
-          Seguro que le ha dejado trastornado la Nothing- finalizó Mason entre risas.
-          Sí- contesté mirándole-, estoy bien- finalicé mirando a Megan a los ojos. Ésta me sonrió y volvió a besarme.
-          ¿Por qué no nos vamos por ahí?- sugirió Tracy.
-          ¿Dónde?- preguntó Cash.
-          Hay clase- añadí.
-          ¡Vaya aburrimiento! ¡Vayámonos a cualquier lado, por ahí! ¡Decidir!
-          ¿Vamos al bosque cerca de la casa de Ryan? Tiene pinta misterioso y podemos investigar- habló Megan con la sonrisa de oreja a oreja. ¿Otra vez? ¡No, por favor!
-          ¡Sí, vamos!- respondieron Cash y Mason al unísono.
Bufé y fui arrastrado del brazo por Megan. Por todo el instituto, estuve buscando a Danna, pero sin rastro de ella; como si le hubiese tragado la tierra.
Estábamos a punto de salir por la puerta, cuando me fijé en el baño de las chicas. Creí verla, pero cuando iba a dar media vuelta para ir hacia allí y comprobarlo, Megan me agarró fuerte del brazo y no pude zafarme. Al menos no quería que se molestara porque iba a hablar con otra chica, asique no insistí mucho. Salimos a la calle y nos dirigimos hacia el bosque frondoso que estaba cerca de mi casa. A medida que caminaba, me entraban escalofríos por el cuerpo. Ese bosque me daba muy mala espina, no sé por qué.
Por el camino; Tracy, Cash y Mason, estuvieron bromeando y sugiriendo qué hacer cuando llegásemos al bosque. Megan me observaba de vez en cuando con una sonrisa angelical. Tengo que reconocer que era bastante guapa. La devolví la sonrisa. Ahora que lo pienso, no hemos tenido ningún momento para estar a solas los dos. Entre las clases y la chica nueva, no hemos tenido una “escapadita” para estar juntos. No me había dado cuenta que pensaba mientras la miraba, lo que ella puso una mueca de extrañeza y felicidad.
-          ¿Estás molesto porque sugerí el bosque de nuevo?
-          No, solo algo cansado. ¿Por qué te has empeñado en ir al bosque?
-          Ya lo verás cuando lleguemos- sonrió pícaramente.
No quise darle mayor importancia, pero el pensar que Megan y yo podríamos estar juntos, abrazados y que pudiese llegar a ser mía, me excitaba mucho. Pasé la lengua por mi labio inferior, pues lo tenía reseco. Megan rió nerviosa. Le miré extrañado y ella hizo un gesto de “No es nada”.
Estábamos los dos apartados del resto del grupo. Una separación un poco considerable para decir que no íbamos juntos.
-          ¡Vamos tortolitos!- gritó Cash andando de espaldas. Me imaginé que se tropezaba y caía. Sonaba cruel pero sería muy gracioso.
Aceleramos el paso hasta ponernos a la altura de todos. Comencé a tener una sensación extraña, como si alguien nos estuviera siguiendo. Miré de vez en cuando hacia atrás, pero no veía a nadie. No me hacía mucha gracia. No quise decirle nada a éstos porque se reirían de mí y no me tomarían enserio, asique decidí callarme. Según avanzábamos, menos seguro de mí mismo estaba. Deseaba terminar con este suplicio y tumbarme en la cama pensando en un bonito campo con amapolas, o delante de mi ordenador a escribir mis pensamientos.
Sin enterarme, llegamos a un camino pedregoso. Nunca antes había visto aquel camino. Miré a mí alrededor para saber dónde nos encontrábamos y si estaba mi casa cerca. Divisé muy a lo lejos una antena de color naranja. Me acuerdo que fue lo primero que vi antes de entrar en mi nueva vida. Nunca había visto una antena de color. Casi siempre eran plateadas o negras, pero ésta, según mi madre, los vecinos la eligieron así para hacer juego con las casas de aquella urbanización. Todo sea dicho por los vecinos de alrededor. Se supone que una urbanización es como una comunidad en un piso, solo que en vez de pisos, son chalets. No sé si será en todas las urbanizaciones, pero parece ser, que en ésta sí. Me di cuenta que nos ubicábamos muy apartados de mi casa y eso no me dio buena satisfacción. De lejos, veía el bosque meciendo las copas de los árboles por una brisa que ni sentía. Un escalofrío recorrió mi espina dorsal. Cada vez me sentía más inseguro y comenzaba a aterrorizarme. Un aire se levantó de repente. Olía a putrefacción. Automáticamente, me clavé en el sitio y no pude avanzar. Megan se dio cuenta y retrocedió cuando notó que mi brazo no estaba con el suyo.
-          ¿Te sucede algo?
-          ¡No entraré ahí!- contesté con los ojos abiertos mirando a la nada.
-          ¡Eh chicos, esperad!- gritó Megan preocupada- . ¿Por qué no quieres seguir adelante?
-          Me dan escalofríos este sitio.
-          ¿Qué pasa?- pregunta Tracy un poco molesta a los pocos minutos.
-          Ryan, que no quiere avanzar, pero… está muy raro- explicó ella entre gemidos, como si estuviese aguantándose las ganas de llorar por el temor que causaba en ella aquella situación.
-          ¡Venga Ryan, avanza!- ordenó Tracy seria.
-          No quiero- volví a responder con la misma expresión.
Megan no pudo aguantarlo más y salió corriendo en dirección al bosque, adentrándose en él.
-          ¡Megan, espera!-chilló Cash.
-          ¡Mira lo que has conseguido, estúpido!- escupió Mason como si la boca le quemase y salió corriendo tras ella.
Me espabilé y me empecé a preocupar por Megan. ¡Dichosa niña! No podría haberse marchado para el otro lado, no. Tuvo que irse hacia el bosque. Sin decir nada a los demás, comencé a andar rápido hacia dentro, en busca de mi novia. Sentía una sensación de preocupación y miedo por nuestras vidas. Aquella pestilencia que olí antes no era normal en un bosque. Empecé a correr y a mirar por todas partes. De soslayo, vi como Tracy y Cash iban detrás de mí; acompañando mis gritos de llamar a Megan. Obvio sin recibir respuesta alguna. Me adentraba más y más sin ver o encontrar nada, ni una pista. Acordamos Cash, Tracy y yo en buscarla por separado y antes de que anocheciera, nos encontraríamos en la entrada por donde vinimos. Andaba sin parar, mirando casi todo el rato al suelo por si me encontraba algo que no debiese pisar. Podría encontrarme cualquier cosa.
Seguía vociferando el nombre de Megan, pero ya lo creía inútil. Observé de lejos como una extraña sombra salía de un tronco de árbol, corriendo y desapareciendo entre los matorrales. Eso me alarmó mucho y me asustó. No sabía si era alguien peligroso o Megan corriendo de algo que le había atemorizado, o simplemente, huía de mí.
Todo sucedió muy rápido. Mientras avanzaba y no dejaba de mirar el árbol, me choqué con algo o alguien.
-          ¡Ay!- dijimos al unísono. escuché otro quejido, que no era el mío, proveniente de un lugar enfrente de mí.
Observé y no podía creer que fuese cierto.
-          ¿Otra vez tú?- preguntó ella un poco mosqueada.
-          Eso mismo puedo decir de ti. ¿Nos has seguido?
-          ¡Sí, claro! ¡No tengo otra cosa mejor que hacer que seguirte a ti y a tus amiguitos!- explicó con tono y gesto de burla.
-          ¿Entonces qué haces aquí?
-          ¡A ti no te importa!- contestó secamente y se dispuso a continuar su camino, pero yo se lo impedí.
La agarré del brazo y la di media vuelta.
-          Eh, ¿qué demonios haces?
-          Eres una chica muy misteriosa. Las dos veces que nos hemos encontrado ha sido aquí y este lugar es siniestro. ¿Podrías explicarme qué significa que los árboles se muevan sin haber viento?
Danna se acercó demasiado a mí, hasta el punto de notar su respiración en mi rostro. Me puse nervioso. Ella sonrió de una manera escalofriante y, a la vez, excitante y sensual.
-          ¿De verdad quieres saberlo?- cuestionó pícaramente con la misma sonrisa y a la misma distancia.
-          S… sí.
Se acercó un poco más. Yo me aparté asustado. Ella sonrió aún más y me agarró de la camiseta para facilitarse en estar más cerca. Lentamente se aproximaba hasta que sobrepasó mi cara para llegar a mi oído.
-          Mañana te lo cuento- rió y me dio un beso en la mejilla. Después se largó y yo me quedé clavado en la tierra sin moverme; por la impresión.

6 comentarios:

  1. Madre miia!, y yo pensando que Nothing, Danna, era paradita, y que la guarra lanzada era Megan jajaja!
    Esta claro que la chica esconde algo, y que tambien puede mostrarse muuuy sexy!
    Impaciente por saber que es lo que le tiene que contar ;)
    One kiss chicas!

    P.D. No estoy segura, pero creo que a veces, cometéis laísmo :)
    Avisad para el siguiente.

    ResponderEliminar
  2. ostiaaaa k interesanteeeeeeeeee mee enncanta nennnaaa jolin lo as dejao geniaaal aiiss intriga x dios jaja sigue asi =)

    ResponderEliminar
  3. ostraaaaaaaaaaaaaaaaaaaass me encantaa chicaass^^
    avisadmee :D

    ResponderEliminar
  4. Por cierto chicas, haceros seguidoras de mi nueva novela ;)

    http://vermouth-lashistoriiasdenatsue.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Bueno Danna , la "autista social" se nos presenta más misteriosa y traviesa de lo que yo se podía esperar, y la inconsciente de Megan se ha perdido en la espesura de los árboles... Vaya con Ryan. Cambiar de estado en su país le ha llevado a tener una vida de lo más azarosa con las chicas... jajajajaja...
    P.S. Veo que por aquí a pasado la chica de "asique"(no te mosquees conmigo Bea, que es broma) Pero, así que siempre , siempre, siempre, separado. ¿Vale? Muchos besos de tiramisú y chocolate

    ResponderEliminar
  6. me flipa el capi espero el siguiente eh!!
    un besito!^^

    ResponderEliminar